lunes, 14 de junio de 2010

PEDRO JOSUÉ FLORES LARA

RUBEM FONSECA: VIOLENCIA Y LITERATURA


El interés que me surge por realizar un trabajo de investigación sobre Rubem Fonseca, se da porque me parece importante abordar la violencia como uno de los conceptos que más están presentes en la literatura del escritor brasileño y así estudiarlo dentro de un panorama de teorías sociales.

Mi aprecio por la narrativa de Rubem Fonseca en general y mi inquietud de desarrollar un trabajo sobre su obra surge de encontrar muy frecuentemente en su literatura, temas que se abordan en la corriente del “Realismo Sucio”. Esta inquietud se enriquece cuando cursaba el sexto semestre de la licenciatura, al cursar la Unidad de Aprendizaje de “Autor Latinoamericano en lengua distinta del Español: Rubem Fonseca” que es impartida por la profesora Zora Rohousova Kokoskova en el año de 2009. Esta Unidad de Aprendizaje me amplía el panorama para abordar al escritor brasileño, ya que me proporciona herramientas para que pueda investigarlo de maneras distintas.

Una de las maneras de aterrizar en la literatura de Rubem Fonseca es centrando mis esfuerzos en investigar sobre los temas de los que habla, los cuales son, en forma general: violencia, sexo, drogas y la ciudad como el centro de acción de las historias.
Son de mi interés los conflictos que vive la sociedad humana y más específicamente, la sociedad occidental; en donde existe un clima de miedo, de represión, de tensión y locura latentes; una civilización en donde hay países que dicen ser progresistas pero adquieren arsenales para el exterminio de gente inocente.
Por lo dicho anteriormente, resulta relevante abordar a este escritor brasileño que incluye en su obra el vacío moral, la hipocresía y la violencia que en mi particular punto de vista son características que enmarcan la modernidad y la posmodernidad.
Rubem Fonseca es un autor que se ha convertido en una pieza muy importante dentro de la literatura en Latinoamérica y que además se ha diferenciado por su manera de escribir y de observar la realidad de nuestra América subdesarrollada.

El tema que voy a trabajar se enfoca a la violencia como símbolo de decadencia de la sociedad moderna y posmoderna occidental.

Para desarrollar el presente trabajo, tomaré siete cuentos del escritor brasileño Rubem Fonseca. Los cuentos se reúnen en la compilación Los mejores relatos que editorial Alfaguara publicó en el año de 1998. Pero por orden de aparición en la bibliografía de Fonseca, son:
1) “Paseo Nocturno (Parte I)”, “Paseo Nocturno (Parte II)” y “Feliz año nuevo”; del libro Feliz Año Nuevo de 1975.
2) “El Cobrador” y “El juego del muerto”; incluidos en El Cobrador de 1979
3) “Placebo”; que integra la obra El agujero en la pared del año 1994, y
4) “Ciudad de Dios”; que aparece en Historias de amor de 1997.
Los cuentos que abordaré fueron publicados en la etapa más prolífica de Rubem Fonseca. En esta etapa también es cuando escribe sus relatos más violentos y sórdidos, a tal grado que su libro Feliz Año Nuevo fue censurado por el gobierno de Brasil al momento de su publicación y tuvo que entablar una dura pelea contra los tribunales brasileños, la cual fue ganada por Fonseca posteriormente.

Fonseca tiene un buen número de cuentos que abordan el tema de la violencia, pero desde mi perspectiva, los seis que elegí son los más pertinentes para desarrollar mi tesis, ya que cada uno engloba de forma característica los diferentes modos y vehículos de violencia que quiero plantear a lo largo de esta tesis. Además que, cuentos como “El Cobrador” o “Feliz Año Nuevo” son considerados de los cuentos más significativos de la narrativa brasileña.
Al ir leyendo y adentrándome en la narrativa de Rubem Fonseca, siempre me fascinó e intrigó la manera en que recrea a la sociedad de nuestro tiempo en sus relatos. Es verdad que sus historias transcurren en Brasil, que es parte de América Latina y por ello se tienen varias cosas en común, entre ellas, el tercer mundo. Además de que, como continente, estamos instalados en la modernidad y tanto nuestro país como Brasil, son retratos de una decadencia que el mundo globalizado ha hecho más intensa y con la cual se tiene que lidiar en nuestra realidad.

Ante estas temáticas que me generó al leer su obra, mi planteamiento sería: ¿La violencia es un símbolo del estado actual de nuestro tiempo? Y ante esta pregunta, surgen dos más: ¿Cómo influye el caos de las sociedades modernas en la obra de Rubem Fonseca? y ¿Qué tipo de violencia maneja el autor en sus cuentos?
Cuentos como “Paseo Nocturno I y II” o “El cobrador” tienen una enorme carga de vacío espiritual. Son relatos en donde se refleja a la sociedad y la falta de interés que una persona tiene por su prójimo. El hombre ha dejado de sentir solidaridad y sólo le importa sobrevivir individualmente a su mundo.

Los cuentos que analizaré y que anteriormente he citado en mi delimitación, muestran que el hombre ha perdido todo vínculo con sus semejantes. El hombre ha sido llevado al individualismo y sólo le interesa su persona. Este placer se entiende por su gusto a bienes materiales que sólo le parecen dar cierto estatus social, pero que le suprimen cualquier valor que haya tenido con anterioridad. Por lo tanto, los personajes de la narrativa de Fonseca son seres inmersos en el caos moderno que intentan tener un desahogo del yugo al que creen pertenecer.

La modernidad ha fabricado a un hombre preocupado por el tiempo y el trabajo, suprimiendo todo sentimiento afectivo y haciéndolo indiferente ante problemas que le sean “aparentemente” ajenos. Nuestra época ha dictado: “matar o morir” y sí el ser humano sólo cree tener esas dos opciones, únicamente le queda hacer cualquiera de las dos de la mejor forma.
El objetivo general de esta tesis será el de analizar los cuentos escogidos del escritor brasileño Rubem Fonseca y así determinar qué homología existe entre su obra y las características de la modernidad y la posmodernidad.

Así, también plantearé tres objetivos particulares como son: el analizar los seis cuentos antes citados para estudiar la influencia de la sociedad actual en Rubem Fonseca; emparentar los cuentos de Fonseca con las ideas que plantean algunos teóricos de la Sociología de la Literatura; apreciar qué papel juega la violencia en la obra de Rubem Fonseca y por último, buscar si la violencia es el símbolo más importante para diferenciar a la modernidad de otras etapas históricas.

A lo largo de la historia de la humanidad, los estudiosos han llegado a la conclusión de que ésta ha pasado varias etapas que tienen características que las diferencian unas de otras.
Los temas que abordaré en el capítulo uno, serán la base para desarrollar todo mi trabajo. Podría decirse que el capítulo uno es completamente teórico, en donde se tocaran temas como: modernidad y posmodernidad. Se hablará de sus características como etapas sociales y de la influencia que podría notarse dentro de la obra de Rubem Fonseca. Otros temas que se abordarán, serán netamente de estudios literarios, como son: Homología estructural; las características del relato y el cuento, que son las técnicas que usa el autor de mi investigación; y por último la relación que se da entre todos los temas para poder desarrollar mi trabajo a profundidad.

Para poder comprender la obra de cualquier autor es importante conocer su obra, sus experiencias y sus influencias, ya que siempre las diferentes circunstancias y eventos que vive don arte importante para conocer el por qué escribe de cierta manera.
Las influencias y la biografía de un autor son de suma importancia; pero también lo es la opinión del propio autor para su obra y los temas que toca en ella, ya que la versión del autor revela toda una idiosincrasia y pensamiento que constituyen a la obra en un todo que es analizable sólo en ciertas circunstancia.

La obra de cierto autor va tomando relevancia en cuanto va siendo leído por el público, Así, los estudiosos de la literatura van analizando la obra de ese autor para poder explicar las técnicas narrativas y los temas que se tocan.
En el capítulo dos, abordaré la vida y obra de Rubem Fonseca, la opinión que tiene este autor brasileño sobre la violencia y su idiosincrasia, así como la opinión que tienen varios estudiosos de la literatura latinoamericanos sobre los temas que aborda Rubem Fonseca en sus narraciones.
La violencia no es solo un tema que está inmiscuido en la vida diaria de América Latina. Dentro de su literatura también está presente y de una sobresaliente manera.

Si decimos que de alguna manera la literatura puede llegar a ser un reflejo de la vida diaria de los países o continentes en los que se crea, la novela hispanoamericana refleja esa preocupación creciente que se advierte en cada cosa que se escribe en nuestro continente; la novela intenta ser un tipo de piel de América Latina. Los escritores de cierta literatura, como puede ser la Naturalista, Realista o Policiaca; intentan ser testigos y dejar una marca de las condiciones o épocas en las que se desarrolla su literatura.

Ariel Dorfman en su ensayo “La violencia en la novela hispanoamericana actual” que se publicó en su obra Imaginación y violencia en América, dice que el tema que concierne a este trabajo es la violencia como un valor de gran peso a lo largo de los años de historia de la Literatura Latinoamericana y que debe ser importante desentrañar las formas específicas (y profundamente humanas) que la violencia presenta. [Dorfman, 1997: 387]

El hombre latinoamericano ha enfrentado una historia de muerte, primeramente para obtener una libertad y posteriormente para conservarla. Muchas veces ha sido derrotado, otras, ha vencido; pero en esa lucha ha encontrado a la violencia como un ser ambiguo e íntimo. A través de la violencia en muchas obras literarias, podemos comprender el qué es y cómo se va formando Latinoamérica.

La violencia y la muerte son dos de los temas más importantes dentro de la literatura hispanoamericana que se reflejan de la historia del continente. Ariel Dorfman apunta que “a partir del naturalismo el problema de la violencia pasa a ser el eje de nuestra narrativa” [Dorfman, 1997: 387]. A partir de la corriente Naturalista se empieza a descubrir (y por consiguiente) a plasmar las luchas y sufrimientos de los países latinoamericanos, como la explotación que sufrían sus habitantes por parte de las oligarquías locales y el naciente imperialismo encabezado por Estados Unidos.

1 comentario: